El ozono

El Ozono es un gas cuya molécula está formada por tres átomos de oxígeno, se produce por una descarga eléctrica o por radiación ultravioleta y es altamente reactivo. Puede ser benéfico o dañino dependiendo de su concentración y localización. El ozono nunca debe ser inhalado porque el revestimiento del fluido pulmonar tiene, en comparación con la sangre, una insignificante capacidad protectora.

Desde hace 100 años, el uso del ozono para aplicaciones industriales y desinfección del agua recibe un amplio consenso, mientras que su uso médico ha tenido una evolución más lenta.

Los principios de la aplicación médica del ozono

A finales del siglo XIX se comenzó a usar el ozono con fines terapéuticos. A principios del siglo XX se empezaron a fabricar los primeros generadores de ozono para uso médico.

El Ozono médico, que es en realidad una mezcla de un 5% de ozono como máximo y un 95% de oxígeno, fue usado con éxito durante la Primera Guerra Mundial para la limpieza y desinfección de heridas supurantes y gangrena. En todos los casos se observó un efecto bactericida sobre las infecciones y una rápida cicatrización de heridas sépticas de guerra. En Alemania, el doctor Albert Wolff empezó a usarlo para tratar el cáncer de colon y cervical, además de úlceras. Sin embargo, debido a su carácter agresivo y corrosivo, especialmente al estar en contacto con materiales como la goma, era difícil utilizarlo dentro del ámbito médico. Con la aparición de los plásticos duros fue posible la creación de generadores de ozono que permiten la dosificación exacta de las mezclas de ozono/oxígeno indispensables para las terapias.

Las investigaciones clínicas posteriores en varios países han demostrado que, introducido al organismo en pequeñas cantidades, el ozono médico tiene gran eficacia en diversos padecimientos y una notable ausencia de daños colaterales.

Ozono, un medicamento real

“El ozono es una molécula oxidante, una especie de oxígeno súper activo, que, al reaccionar con los componentes de la sangre genera un número de mensajeros químicos responsables de activar funciones biológicas tales como la distribución del oxígeno, la activación de la respuesta inmune, la liberación de hormonas y la inducción de enzimas antioxidantes, que es una propiedad excepcional para corregir el estrés oxidativo crónico presente en la arterosclerosis, la diabetes y el cáncer.

”Más aún, al inducir la enzima sintasa de óxido nítrico, la oxígeno-ozono terapia puede movilizar células madre endógenas, que promoverán la regeneración de tejidos isquémicos. La descripción de estos fenómenos ofrece la primera imagen comprensible para entender cómo actúa el ozono y por qué. Cuando es usado apropiadamente como un medicamento real, dentro de rangos terapéuticos, la oxígeno-ozono terapia no tiene ningún efecto adverso, por el contrario, produce un profundo sentimiento de bienestar.”

Doctor Velio Bocci
Uno de los principales científicos comprometidos
con el éxito y buen uso de la ozonoterapia.

Desde hace algunas décadas, investigadores de diferentes partes del mundo han estudiado y comprobado, en numerosos artículos científicos, que las bases biológicas de la oxígeno-ozono terapia están totalmente en la línea de la bioquímica clásica y del conocimiento fisiológico y farmacológico. Conocen cómo trabaja el ozono, la ventana terapéutica precisa, las dosis absolutamente seguras y eficaces, las ventajas de la ozonoterapia sobre otros tratamientos médicos actuales para las enfermedades vasculares, la degeneración de la mácula, las infecciones crónicas, y como un excelente tratamiento en la ortopedia y la odontología.

“La Declaración de Madrid sobre la Ozonoterapia”es el primer documento consensuado en la historia de la ozonoterapia mundial, y se ha convertido en el único documento de ozonoterapia realmente internacional y de gran aceptación en el mundo.

La iniciativa de la Declaración fue lanzada con el interés exclusivo en seguir adaptando las actividades médicas y los protocolos de terapia del ozono de acuerdo a la investigación científica; y de ir unificando criterios.

Principales usos de la ozonoterapia en los diferentes campos de la medicina.

Vías de administración del oxígeno-ozono

Sistémica:

  • Infiltración (intramuscular, intradiscal, subcutánea, paravertebral, intraarticular)
  • Gran autohemotransfusión.
  • Pequeña autohemotransfusión.
  • Insuflación rectal y vaginal.

Un método de suministro ampliamente utilizado es la autohemotransfusión, realizada extrayendo sangre venosa que se trata con O2 O3 para su posterior transfusión.

Local:

  • Tratamiento con bolsa de plástico o campana de cristal.
  • Sprays de agua ozonizada.
  • Aplicación de cremas.

Aplicaciones del oxígeno-ozono en el campo médico

Medicina Interna:

  • Hepatitis
  • Alteración de los componentes de la sangre
  • Patología de Crohn

Neurología:

  • Cefalalgia circulatoria
  • Cefalalgia de racimo
  • Depresión

Medicina Estética y Dermatología:

  • Hipodermitis e hipodistrofias localizadas (CELULITIS)
  • Herpes simple y zoster
  • Acné
  • Eccema

Angiología y Flebología:

  • Insuficiencias venosas
  • Flebitis
  • Úlceras diabéticas
  • Llagas por decúbito y gangrenas
  • Úlceras postflebíticas

Reumatología, Traumatología y Rehabilitación:

  • Hernia discal
  • Conflictos discorradiculares
  • Gonartrosis
  • Artritis
  • Reumatismo articular
  • Fibromialgia

Inmunología:

  • Coadyuvante en la radioterapia y en la inmunodeficiencia adquirida